la carta de agosto

LA CARTA DE AGOSTO 
Alexa, play Nuevo Verano de Amaia

Para mí, agosto ha sido un mes eterno y ya tenía ganas de septiembre.

Tenía ganas del final del calor, de los días de playa y piscina y de esa sensación de «no sé qué va a ser de mí el mes que viene». No me entiendas mal, agosto también ha estado lleno de momentos bonitos.

He descansado, he viajado, he leído un montón de libros (¡cinco libros! ¡llevaba meses sin leer tanto!), he pasado tiempo con mi familia y con mis amigas, he avanzado un montón en mis proyectos literarios… pero ha sido un mes repleto de despedidas y supongo que por eso tenía tantas ganas de que acabara ya.

  • Me he despedido de un proyecto, decidiendo que se quedaría para siempre en el cajón y que no seguiría intentando publicarlo. Te hablaré de ello en otro momento.
  • De alguna manera, me he despedido de Perdona si te llamo Cayetano en su etapa de «libro publicado en Wattpad», pues subí el último episodio el 8 de agosto.
  • Me he despedido de mi vida de estudiante. Este es el primer septiembre que no empiezo con clases a la vuelta de la esquina. Voy a seguir estudiando, claro, pero por ahora nada oficial. Quién sabe qué pasará en el futuro.
  • Me he despedido de mi piso en Valencia y todo ese hogar que había creado ahí. Esto último ha sido lo más duro.

Han sido más despedidas de las que caben en una carta.

Mi hermana pequeña, por ejemplo, se ha marchado a Estados Unidos donde cursará los cuatro años de la universidad y yo no podría sentirme más orgullosa, pero también me ha dado un poco de envidia. Ella empieza la emocionante vida del estudiante  universitario, con el añadido de estar en la otra parte del planeta (que eso también mola) y yo ya la he cerrado.

No me entiendas mal, no soy de las que creen que la universidad es la mejor etapa de la vida de una persona, básicamente porque eso solo son cuatro o cinco años y la frase en sí deja en muy mal lugar a los años que vendrán después… Pero, desde luego, es una etapa que se ha acabado y no tengo ni idea de cómo será la siguiente. No quiero compartir de más en esta carta porque al final todo lo explica muy bien Amaia con su cancioncilla veraniega.

¿Y AHORA QUÉ?

Ese es el tema, que no tengo ni idea.

O sea, ideas tengo, pero son muchísimas y no sé hacia dónde enfocar mis energías.

Ahora que ha llegado septiembre sigo delante de la playa pero tengo ganas de encerrarme a trabajar en mis movidas, acabar trescientos libros y publicar algo nuevo cada mes hasta que se acabe el año.

De verdad quiero convertirme en un monstruo que no duerme y que solo vive por su obra y para explotarse a sí misma. No sé. Ya iremos viendo.

  • He acabado el primer borrador del Proyecto Reescritura. Ya he dicho que es un proyecto de no-ficción orientado a un público infantil pero lo que no te he dicho es que pretendo autopublicarlo antes de que acabe el año… así que lo realmente difícil empieza ahora.
  • También he terminado la escaleta del Proyecto J, que, si no has adivinado todavía, contará la historia de un personaje secundario de Perdona si te llamo Cayetano. Estoy que me muero por empezar a escribir esto, aunque todavía tengo que planificar alguna cosa antes.
  • Ahora estoy a tope revisando Perdona si te llamo Cayetano una vez más. Hay muchas cosas que corregir, he añadido escenas y me quedan los dos relatos extra también. A este paso el libro acaba con 100.000 palabras.

El plan del mes es seguir avanzando con esto y además:

  • seguir creando contenido en redes sociales (¡he vuelto a YouTube!)
  • acabar POR FIN el relato que le debo a la antología de fanfic de Fairy Oak

Nos leemos,

Raquel

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s