Diario de escritura (VII): Segunda y tercera semana del Camp NaNoWriMo

Como algunos sabréis, durante este mes se celebra el Camp NaNoWriMo, en el que estoy participando y del que os hablo aquí.

Resultado de imagen de camp nanowrimo abril 2018

Ya llevamos 21 días del reto y, aunque no creo que lo supere, me alegro de haberme apuntado.

Ahora mismo, mi contador del Camp marca 41000 palabras, que está muy bien aunque no llegue al número que tenía marcado. Mi objetivo principal era escribir y corregir mucho, para darle un buen empujón a mis proyectos y recuperar la rutina después de tantos meses sin escribir. En ese sentido, estoy más que contenta.

Si no voy al día con el reto es porque en las últimas semanas me he dedicado exclusivamente a escribir, por lo que me resultaba imposible sumar más de 2000 palabras al día; aunque me gusta haberme organizado así porque he conseguido acabar varios relatos y avanzar mucho en otros.

img_20180421_180902.png

Entre otras cosas, la semana pasada acabé un relato y lo presenté al II Premio Ripley, un concurso de terror y ciencia-ficción para escritoras. Me gustó mucho la experiencia, pues llevaba mucho tiempo sin acabar nada y además nunca había escrito nada de ciencia-ficción. Moraleja: presentaos a muchos concursos aunque penséis que no vais a ganar, ayuda a salir de la zona de confort y tener una fecha límite motiva muchísimo.

Pero lo que destaco de estas últimas semanas es que he avanzado mucho con el Proyecto Niñas, al que le quedan unos tres capítulos (¡tres!) para acabar.

Todos los niños crecen, excepto uno. No tardan en saber que van a crecer y Wendy lo supo de la siguiente manera. Un día, cuando tenía dos años, estaba jugando en un jardín, arrancó una flor más y corrió hasta su madre con ella. Supongo que debía estar encantadora, ya que la señora Darling se llevó la mano al corazón y exclamó:

-¡Oh, por qué no podrás quedarte así para siempre!

No hablaron más del asunto, pero desde entonces Wendy supo que tenía que crecer. Siempre se sabe eso a partir de los dos años. Los dos años marcan el principio del fin

J. M. Barrie

Esta es la frase que inicia el Proyecto Niñas y da bastante información. La historia se basa en cuatro niñas pequeñas (de entre siete y diez años) que deciden no crecer… de manera literal. Evidentemente, esta solo es la idea que dio pie a la historia. Después surgieron los personajes, la ambientación y el resto de la trama. IMG_20180331_150411

Este relato se desarrolla en 1914 en Inglaterra, en el inicio de la Primera Guerra Mundial. Las protagonistas son Georgia y Ginny, dos niñas de diez y ocho años que van a vivir al castillo de su tío Arthur, un hombre bastante misterioso, en el que también viven sus dos hijas y tres miembros del servicio.

Por ahora no tengo muy claro en qué género podría clasificar esta historia. Por ejemplo, cuando la planee no pensaba en ella como en un relato infantil, pero al leerla me he dado cuenta de que las conversaciones, el humor y los personajes me recuerdan a  libros “infantiles” del estilo de Una serie de catastróficas desdichas. Pero, bueno, ahora voy a dedicarme a acabarlo y cuando le ponga punto y final y lo corrija ya pensaré en todas esas cosas.

Screenshot_2018-04-21-18-10-47-220_com.android.chrome

Estas son las estadísticas de mi proyecto, aunque algunos días se me ha olvidado actualizar el contador de la web. En definitiva, estoy lejos de mi objetivo, pero he escrito mucho así que estoy contenta.

¡Un abrazo!

Raquel

 

2 comentarios en “Diario de escritura (VII): Segunda y tercera semana del Camp NaNoWriMo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s